¿Alguna vez te has preguntado por qué las flores causan tanta alegría cuando se reciben?…

Tu frecuencia vibratoria se eleva solo con oler el aroma de las rosas. ¿No lo crees?, es química básica; son sustancias alterando el organismo que funciona química y electromagnéticamente, es volver al origen, a las raíces que utilizaban nuestros ancestros para conservar la salud y el bienestar, es volver a la esencia del ser humano, a lo natural, es hacer las paces con el mundo y la naturaleza.

 
Los aceites esenciales son utilizados desde hace miles de años (4,0000 a.C.), hay registros que datan del antiguo Egipto en donde ya eran utilizados para obtener múltiples beneficios.

FUNCIONAMIENTO DEL CEREBRO Y LOS OLORES

En el cerebro residen los centros de la actividad consciente; en el cerebelo los del subconsciente o los efectos de los impactos. El cerebro tiene dos clases de sustancias: una blanca y otra gris, en todo similar a la médula espinal, de la que es prolongación contiene infinidad de nervios, que como filamentos se entrecruzan y extienden a lo largo de todo el cuerpo. Estos filamentos en el cerebro, son los conductores de las impresiones
de los cinco sentidos ordinarios, que cada uno de los cuales dispone de arborizaciones sensitivas, motoras y de asociación. En el cerebelo hay otros filamentos iguales, unos subconscientes y otros conscientes que se extienden en una red infinita de filamentos por todo el organismo, (nadie hasta ahora ha podido entender cómo esa red nerviosa cumple sus funciones en la trinidad del hombre). La propiedad de esta red nerviosa es la que permite que cada individuo sea sensible a distintas fuerzas sutiles de la naturaleza y que estas fuerzas afectan al ser humano en su manera de sentir, pensar y actuar. Al ingresar el aroma las moléculas odoríferas, a través de la nariz (y me parece que también se reciben en cierta zona de la cavidad bucal que está conectada) son recibidas por unas estructuras parecidas a pelitos que se encuentran en la parte superior de la cavidad nasal, células receptoras del sistema olfativo, las conducen al bulbo olfativo donde la información química se transforma en impulsos electromagnéticos, con lo que nuestro cerebro decodificará los datos recibidos. Siguiendo el trayecto, el aroma llegará a nuestra zona cerebral que se ocupa de las respuestas fisiológicas más primitivas, allí donde se manejan los instintos naturalmente humanos: memoria involuntaria, instinto
sexual, hambre, emociones (como: placer, miedo), personalidad y conducta… Esa es solo una vista rápida de cómo influyen los aromas en nuestras emociones, por ejemplo, ante el estrés, ante el miedo, en caso de adicciones, en circunstancias de tristeza, nerviosismo o agresividad, y una larga lista.

¿ALGUNA VEZ TE HAS PREGUNTADO POR QUÉ LAS FLORES CAUSAN TANTA ALEGRÍA CUANDO SE RECIBEN?...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top